Arte Rupestre

NOTICIAS DEL ARCO






Contacto
 


Inicio > Noticias



Patrimonio busca tecnología para vigilar por satélite el arte rupestre y evitar nuevos ataques

El ataque que ha sufrido este fin de semana la Cova del Parpalló de Gandia no ha dejado indiferente a nadie. De nuevo, y tras cuatro años de agresiones a los abrigos rupestres de la Safor, sale a la luz el debate sobre si la seguridad y la vigilancia en estos yacimientos es suficiente. Las instituciones especializadas están trabajando en nuevo métodos.

Uno de los centros referencia es el Instituto Valenciano de Conservación y Restauración (IVACOR). Sus técnicos estudian la posibilidad de aplicar una vigilancia constante de estas zonas vía satélite. De momento, es pronto para saber si esta tecnología es viable y realmente eficaz para garantizar la seguridad de los yacimientos.

El Ivacor ha seguido con detalle trabajos similares que ya se aplican en otros países como Alemania. "Estamos en contacto con ellos para servirnos de su experiencia, pero estas cosas llevan su tiempo", explicó la directora, Carmen Pérez, quien señaló que en España todavía no se aplica este sistema. De aplicarse este mecanismo, la observación de las grutas sería constante las 24 horas del día, incluidas las nocturnas, que son las preferidas por los intrusos para acceder a las cuevas.


Todas estaban valladas

Proyectos futuros aparte, lo que cuenta ahora son las medidas reales de protección con las que cuenta cada cueva. En el caso de la Safor, los tres espacios agredidos contaban con las vallas correspondientes, tanto el Bolomor en Tavernes de la Valldigna, como la Cova de la Clau en Palma de Gandia o la del Parpalló. En ninguna de ellas, las verjas de hierro supusieron ningún impedimento para los gamberros a la hora de acceder al interior. "Las medidas que se aplican en cada caso son suficientes. No se puede hablar de irresponsabilidad, pero si hay alguien que quiere entrar y hacer daño, lo hará. Si a pesar de las vallas y la vigilancia de los agentes sigue habiendo destrozos quizá sea momento de pensar en otras formas", afirmó Carmen Pérez.

La Conselleria de Cultura esquivó ayer toda responsabilidad al respecto y se lavó las manos en cuanto a posibles actuaciones como consecuencia de los ataques. "Las competencias para vigilar y cuidar las cuevas son exclusivas de los Ayuntamientos", afirmaron fuentes de la Conselleria. El Consistorio gandiense es consciente de ello. No en vano, hace años que el Parpalló está cerrado al público y tan sólo se abre para algunas visitas concertadas por expertos. Los trabajos de limpieza y búsqueda de nuevos restos siguen en marcha y por ello, hace un año el Ayuntamiento encargó un segundo vallado de varios metros de altura justo en la apertura de la gruta. "Tras lo sucedido, reforzamos inmediatamente con cadenas y candados, y ahora ya hemos reparado por completo ambas verjas", afirmó el arqueólogo municipal, Joan Cardona.

Pasados unos días, los expertos ya han comenzado a examinar con detalle la zona. En una primera revisión, concluyeron que los grabados rupestres que se localizaron en una de las coladas de la gruta no han sufrido desperfectos. Pero, a pesar de que "aparentemente no hay ningún daño", ahora deberá hacer un estudio con detalle para saber con certeza si el dibujo del caballo del paleolítico está intacto.

Se aprovechará la próxima campaña de excavaciones que se iniciará a principios de septiembre, y será necesario, según explicó Cardona, comparar las fotografías antiguas de que se dispone con las representaciones que hay sobre la pared para comprobar si existe alguna alteración.

Los tres yacimientos de la Safor tienen la consideración de Patrimonio Mundial declarada por la Unesco en 1998. Uno de los mandatos de la Unesco consiste en prestar una atención particular a las nuevas amenazas globales que pueda afectar al patrimonio natural y cultural y velar por su conservación.

Los tres abrigos rupestres de la comarca cumplen esas características, por su antigüedad y las innumerables muestras del pasado que han perdurado hasta hoy. De ahí, que la protección y conservación de todo ese material sea tan importante.




Fuente: Las Provincias



© 1999 - 2017 Consejo de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica


Web desarrollada por el Servicio de Patrimonio Histórico de la Región de Murcia
Volver al Inicio