Arte Rupestre

NOTICIAS DEL ARCO






Contacto
 


Inicio > Noticias



Aparicio cree que el Seprona debería recibir una mejor formación para vigilar yacimientos

El arqueólogo de la Diputación, José Aparicio, está siguiendo con detenimiento las noticias entorno al ataque sufrido por la Cova del Parpalló de Gandia este fin de semana. Su preocupación es grande, no en vano fue el descubridor del grabado paleolítico del caballo junto al cual un grupo de intrusos picó la pared al acceder de forma violenta a la cueva.

Aparicio tiene claras cuáles son las medidas que deben adoptarse en cuanto a protección de yacimientos. Durante años ha reclamado la instalación de verjas y cierres a las entradas de estas zonas prehistóricas. Pero sus reivindicaciones van más allá y apuesta claramente por la concienciación y formación de las fuerzas de seguridad que tienen competencias en este terreno. En primer lugar, los agentes del Seprona. A su juicio, deberían estar informados sobre las zonas donde existen yacimientos prehistóricos y la vigilancia que debe realizarse en ellos.

El experto recuerda que ha colaborado con agentes de algunas comarcas valencianas, facilitando mapas e información sobre abrigos rupestres, "pero en la Safor nadie se ha puesto en contacto conmigo. Creo que sería conveniente formar a estos agentes para que vigilen más y mejor las cuevas", señaló.

Aparicio es consciente de que la seguridad es un tema espinoso y complicado. Nunca hay suficientes agentes y son demasiadas las áreas de control. Sin embargo, insta a las autoridades a hacer un esfuerzo, "porque todo el arte rupestre de la provincia es Patrimonio de la Humanidad y cuando se consigue esa declaración, se contrae una responsabilidad importante", expresó.

De ahí que, junto al Seprona, los cuerpos locales de policía deben trabajar también en ello, especialmente en Gandia, donde el Ayuntamiento es el propietario del Parpalló. "Y la Conselleria también, no puede inhibir sus responsabilidades porque ya que es la que da los permisos para visitar o excavar, también debe preocuparse por protegerla", declaró.

Parece que tanto el grabado como las pinturas que se hallaron en el interior de la gruta no han sufrido daños. Sin embargo, Aparicio no está tranquilo y pretende visitar el yacimiento en breve para comprobar el estado de sus descubrimientos.

El arqueólogo apuesta también por la tecnología como fórmula eficaz para mejorar la observación de las cuevas, por ejemplo, con los sistemas vía satélite que estudia el Instituto Valenciano de Conservación y Restauración, o bien a través de la instalación de cámaras de video.

A priori, parece un buen sistema, ya que toda la información gráfica recogida se centralizaría en un espacio único, donde una persona puede visualizar en tiempo real cada yacimiento y comprobar, y en su caso alertar, de la presencia de cualquier persona no autorizada. "Los yacimientos están muy dispersos y la mayoría se encuentra en barrancos y zonas muy poco accesibles, por lo que no se puede tener a un vigilante en cada uno de ellos", apuntó.

Respecto a la intrusión en el Parpalló, José Aparicio sospecha que se trata de un grupo organizado, que sabe dónde va y cuándo debe hacerlo. Por ello advierte de la necesidad de que las fuerzas de seguridad centren esfuerzos en localizar a las personas que asaltan los yacimientos prehistóricos. "Esos ataques se están repitiendo con demasiada frecuencia en esta zona y alguien debe dedicarse a localizarlo y actuar con dureza y conforme dicte la ley", sentenció.



Fuente: Las Provincias



© 1999 - 2017 Consejo de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica


Web desarrollada por el Servicio de Patrimonio Histórico de la Región de Murcia
Volver al Inicio