Arte Rupestre

NOTICIAS DEL ARCO






Contacto
 


Inicio > Noticias



Ibarretxe: Ekain es el cordón umbilical que une el pasado con el futuro

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, ha comparado la cueva de Ekain, cuya réplica ha sido inaugurada hoy en Zestoa tras 9 años de retrasos, con un "cordón umbilical" que une el pasado y el futuro del pueblo vasco.

La inauguración de la réplica de Ekain, gruta que en julio fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO junto a una quincena de cuevas cantábricas que también atesoran pinturas rupestres, ha contado con la presencia del delegado del Gobierno en Euskadi, Mikel Cabieces, y la consejera de cultura, Miren Azkarate.
En el acto también han participado el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano; la diputada foral de Cultura, María Jesús Aranburu, y el prehistoriador Jesús Altuna, promotor de la "neocueva", así como Rafael Rezabal y la viuda de Andoni Albizuri, las dos personas que descubrieron la gruta en 1969.

Durante su intervención, Juan José Ibarretxe ha explicado que la inauguración de la réplica de la cueva de Ekain une "mediante un cordón umbilical invisible" el pasado del pueblo vasco con su futuro, porque "viene a unir la tradición con la innovación".

El lehendakari ha opinado además que en torno a esta gruta "se unen dos de las características" de los vascos, quienes forman "un pueblo de los más antiguos de Europa" que también es uno de "los pueblos más modernos" del continente.

"El pueblo vasco no es sólo pasado, es sobre todo y por encima de todo futuro", ha remarcado Ibarretxe. Una idea en la que ha insistido Miren Azkarate, quien ha señalado que la nueva instalación es "una puerta al futuro" aunque al mismo tiempo representa un "puente" que nos vincula al pasado.

María Jesús Aranburu ha reconocido que "el camino recorrido" hasta la inauguración de la réplica "ha sido largo y en ocasiones dificultoso", a pesar de lo cual "ha merecido la pena" porque la "neocueva" es ya "una hermosa realidad que saca a la luz el patrimonio escondido que atesora" la gruta original "y lo pone de manifiesto para deleite y conocimiento del público".

El prehistoriador Jesús Altuna ha recordado los objetivos de la nueva instalación que pretende proteger la cueva original, evitando las visitas multitudinarias que podrían dañar sus pinturas, así como preservar su entorno natural, al tiempo que da a conocer el "legado" que dejaron los hombres primitivos en sus paredes.

Posteriormente, la presidenta de las Juntas Generales de Gipuzkoa, Rafaela Romero, quien también ha acudido a la inauguración ha trasladado a los periodistas su deseo de que las instituciones estudien la posibilidad de realizar una réplica de la cueva de Altxerri, situada en Aia, que también declarada Patrimonio de la Humanidad el pasado julio.

La cueva de Ekain, situada en Deba a pesar de que su réplica se encuentra en Zestoa a unos 500 metros de distancia, alberga una de las mejores colecciones de arte rupestre de Europa, con figuras de animales que fueron pintadas hace unos 13.000 años, durante el periodo Magdaleniense, por seres humanos iguales a nosotros.

Las pinturas de la gruta de Ekain se han mantenido intactas, desde que fueron ideadas hasta su redescubrimiento en 1969, año en el que la gruta fue cerrada con una verja para no exponer sus tesoros a posibles expolios o a un turismo masificado que podría deteriorar sus magníficas representaciones.

En la actualidad, la caverna sigue cerrada al público, aunque la nueva réplica, que ha costado 9 millones de euros, permitirá a los visitantes disfrutar del santuario prehistórico sin dañar las figuras originales.

Ekain, que fue habitada por los osos de las cavernas antes que por el hombre, contiene un amplio conjunto de cerca de 70 representaciones parietales, la mayoría de ellas figuras de caballos, bisontes y osos, aunque también existen formas abstractas y geométricas.

Al acceder a Ekain, lo primero que se contempla es una preciosa cabeza de caballo, seguida por varios grupos de distintas pinturas; el primero de ellos compuesto por cabras, ciervos (grabados) y un salmón, una pieza muy poco usual en el arte rupestre, que aprovecha la forma de la roca dar impresión de volumen.

El segundo conjunto de pinturas es el más espectacular: un mural en el que están representados 25 caballos, nueve bisontes, una cierva, una cabra y un pez, además de varios trazos informes, en lo que, para muchos expertos, es el panel más bello de todo el arte parietal franco-cantábrico.




Fuente: Deia.com



© 1999 - 2017 Consejo de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica


Web desarrollada por el Servicio de Patrimonio Histórico de la Región de Murcia
Volver al Inicio