Arte Rupestre

NOTICIAS DEL ARCO






Contacto
 


Inicio > Noticias



El País Vasco presume de su "Altamira", la cueva de Ekain

Casi 40 años después de su descubrimiento, los tesoros del arte paleolítico que ocultaba Ekain, conocida como la cueva de los caballos, van a poder ser admirados gracias a la inauguración de una réplica casi idéntica en Guipúzcoa.

Esta cueva en el municipio de Deba, aunque más próxima a la villa de Cestona-Zestoa, fue declarada en julio Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, que amplió la denominación que tenía Altamira a 17 cuevas de Asturias, Cantabria y País Vasco.

La degradación que han padecido varias cuevas abiertas al público por la enorme afluencia de visitantes, la introducción de luces, puertas o incluso aire acondicionado hizo de la protección de las pinturas de Ekain, que tienen más de 12.000 años, la obsesión de sus responsables.

Así, se decidió reproducirla en una réplica lo más fiel posible, como han hecho también tanto Altamira como Lascaux, en Francia. El jueves tuvo lugar la inauguración oficial por parte del Gobierno vasco y el viernes ya abrirá sus puertas al público.

"Supone abrir al pueblo un extraordinario bien patrimonial, Ekain tiene unos tesoros en su interior que no se pueden visitar masivamente porque se estropean", explicó a los periodistas el máximo responsable del proyecto, el investigador Jesús Altuna.

Obra del arquitecto Txema Alberdi y con la escenografía de Renaud Sanson, autor de las réplicas francesas de Lascaux y Niaux, el centro se encuentra a menos de 500 metros de la entrada de la cueva original, en el valle de Sastarrain.

La intención es que el visitante disfrute de una experiencia que comience con el camino que llega al edificio, que se ha pretendido integrar perfectamente en el entorno, y haga un primer recorrido en silencio, acompañado únicamente con las luces que iluminan las escenas y el sonido del agua.

Tras la proyección de un vídeo reflejado en el agua que muestra el modo de vida de los habitantes de la zona en el Paleolítico Superior y la elaboración de las pinturas, se realiza un nuevo recorrido en el que un guía explica detalladamente la riqueza del arte rupestre.

LA MAGIA DEL ARTE

Hoy en día sigue sin conocerse con certeza las razones que llevaban a los hombres primitivos a decorar las cuevas.

Desde la teoría del arte por el arte, de que vivían en un paraíso con comida y caza abundante y tenían tiempo libre para pintar - que no explica por qué lo escondían en lugares recónditos - a la del totemismo, en la que el caballo era el tótem - pero aparecen heridos y al tótem no se le hiere -, se ha llegado a la del chamán.

Ante la existencia de un mundo que no dominaban y les sobrecogía, algunas personas especiales, que podían entrar en trance tomando setas alucinógenas, se metían en las cavernas para conectar con ese otro mundo y lograr beneficios para el presente, explicó Altuna.

"Los cráneos fosilizan, pero las ideas que esos cráneos tenían no fosilizan", dijo el veterano profesor al señalar la falta de conocimiento actual sobre sus motivos.

Altuna quiso transmitir a los futuros visitantes la pasión que siente por las pinturas. "Animaría a la gente a ver los orígenes del arte, que tanta importancia tienen en la vida del ser humano, están en santuarios paleolíticos, ver eso es algo que enriquece, educa, estimula, alienta la sensibilidad".




Fuente: Swissinfo.ch



© 1999 - 2017 Consejo de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica


Web desarrollada por el Servicio de Patrimonio Histórico de la Región de Murcia
Volver al Inicio