Arte Rupestre

NOTICIAS DEL ARCO






Contacto
 


Inicio > Noticias



Valle de Alcudia y Sierra Madrona un territorio a la conquista de su propio porvenir

PRODER I y LEADER PLUS han sido dos programas financieros destinados a fomentar el desarrollo sostenible de una zona tan amplia como la del Valle de Alcudia y Sierra Madrona. Merced a ellos se han puesto en marcha diversos proyectos, abriendo el abanico de la diversificación económica y de la riqueza para un territorio que parecía abocado desde hace décadas al despoblamiento y al sector primario de producción. La experiencia arrancaba hace poco más de diez años. En diciembre de 1997 ocho poblaciones de la comarca ponían en marcha el Programa de Desarrollo y Diversificación Económica de Zonas Rurales objetivo número uno, que preveía la inyección económica de 4,8 millones de euros (unos 800 de pesetas). Pero el impulso que Almodóvar del Campo, Brazatortas, Cabezarrubias del Puerto, Hinojosas de Calatrava, Mestanza y su entidad local menor de El Hoyo, San Lorenzo de Calatrava, Solana del Pino y Fuencaliente quisieron dar fue tal que al final, cuatro años más tarde, se concluyó el periodo con un volumen financiero de 7,8 millones de euros (1.300 millones de pesetas).

Para aplicar tamaña inversión, procedente de fondos europeos destinados al desarrollo y de la aportación de municipios y particulares, las localidades implicadas, así como agentes económicos y sociales de dichos términos, hubieron de constituirse colectivamente. Así nacía la Asociación para el Desarrollo Sostenible del Valle de Alcudia y Sierra Madrona y, con ella, el Centro de Desarrollo Rural apellidado de esos mismos topónimos ciudadrealeños.

“Ese excepcional resultado conllevó que la comarca y nuestro grupo de acción local fuese el único de toda Castilla-La Mancha que pasase al siguiente periodo de programación de PRODER a LEADER”, explica Claro García-Minguillán, gerente del CEDER.

Ese otro paso también tiene su propia denominación: LEADER PLUS, que este mismo verano se ha cerrado con resultados no menos optimistas.

Buho real A este segundo ciclo se sumaron otras cuatro poblaciones. Abenójar, Argamasilla de Calatrava, Cabezarados y Villamayor de Calatrava eran los nuevos fichajes, de manera que el territorio beneficiado pasaba de 2.600 km2 a 3.400 km2. Un espacio y un territorio muy homogéneo pues, como recalca el gerente, “todos estos municipios pertenecen a una misma comarca agrícola de pastos, con un perfil socioeconómico muy parecido, de bajas densidades de población, en torno a los seis habitantes por km2 y seguimos estando en una de las zonas con mayor peso medioambiental de toda Castilla-La Mancha”.A diferencia del PRODER, el LEADER PLUS no permitía incrementos de los cuadros financieros iniciales, de manera que ha sido el mismo entre enero de 2002 y junio de 2008. “La inversión total ha ascendido a la cantidad de  8.443.000 euros, de los cuales el 60% es gasto público, perteneciente bien a fondos europeos del FEOGA, bien fondos de las administraciones nacionales como el Ministerio de Agricultura, la comunidad autónoma castellano- manchega y la administración local y el 40 % restante es de gasto privado”, señala García-Minguillán. A falta de un balance definitivo, lo cierto es que se ha sobrepasado la inversión privada, que en este periodo ha supuesto más de 3.500.000 euros.

A la hora de determinar qué actuaciones son susceptibles de ser financiadas, el CEDER tiene estructuradas una serie de medidas.
Un paquete importante tiene mucho que ver con los servicios a la población, incidiendo especialmente “en todo lo que supone la mejora de los entornos de los municipios, mejora de servicios a los propios ciudadanos y mejoras de infraestructuras que pudieran ser necesarias para el desarrollo de la actividad económica”. Aproximadamente unos dos millones de euros se han destinado a este apartado.

Por otro lado, existen líneas relacionadas exclusivamente con el patrimonio natural y que durante este periodo han ascendido a unos 200.000 euros.
“Otra de las medidas, de las más importantes si no la más importante del conjunto del programa, ha sido la de la valorización de los productos locales agrarios”, enfatiza el gerente del CEDER. En este sentido se han financiado proyectos que han incidido en incrementar el valor añadido de las producciones, bien a través de mejoras en la calidad de los medios de producción, en mejoras en los instrumentos de comercialización a través de plantas de envasado e, incluso, en el desarrollo de herramientas tecnológicas para la comercialización. Ganadería extensiva. Dehesa. Pretendemos poner en marcha a corto plazo un mercado digital que aglutine el conjunto de la oferta de productos agroalimentarios de calidad que hay en el Valle de Alcudia”.En este sentido no se pueden menoscabar iniciativas que directamente afectan a la mejora y diferenciación de las producciones con la puesta en marcha de la Denominación de Origen del Aceite de Oliva ‘Valle de Alcudia y Sierra Madrona’, “con la participación del 100% de las empresas productoras, tanto cooperativas como almazaras privadas de esta comarca”, asevera Claro García-Minguillán. También se quiere dar este toque de calidad a otros sectores como el ganadero, a través de las indicaciones geográficas protegidas.

Otra medida interesante es la dirigida a posibilitar servicios a las PYMES, en la cual se han movilizado en torno a unos 500.000 euros con la financiación de distintas microempresas, posibilitando el asentamiento de tejido económico en los municipios. “Algunas tienen un alto valor piloto o demostrativo, como pueden ser un centro de formación en torno a temas de instrumentación y calibración que se va a poner en marcha en Almodóvar, con la creación de seis puestos de trabajo. Va a ser una de las inversiones, por llamarlo de alguna forma, que sirvan de punta de flecha a este sector”.  Y se han financiado también empresas que dan servicios a las propias empresas. “En todos estos aspectos se ha tenido especial consideración a que los promotores sean locales, que procedan de nuestro territorio y a las políticas que incidan en una especial atención con subvención adicional a aquellos proyectos que han sido promovidos por jóvenes y por mujeres”, dice el responsable del CEDER. La futura envasadora de miel, la primera de toda la comarca que se ubicará en Cabezarados, es otro “ejemplo de qué tipología de proyectos vamos buscando”.

Valle de Alcudia También se ha procurado la puesta en valor del patrimonio cultural y arquitectónico, con inversiones en torno a los 200.000 euros y, por otro lado, se ha dado especial relevancia al turismo, movilizando para esta otra medida unos 650.000 euros.Así, además de las subvenciones a establecimientos procurando fomentar una oferta lo más diversa, desde el CEDER se ha propiciado la puesta en marcha de la Asociación de     Empresarios del Turismo Rural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona. En ella participan “los buques insignias del turismo en nuestro territorio”, como por ejemplo el balneario, camping y hoteles de Fuencaliente; la oferta complementaria en torno al embalse de Carboneras con empresas que se dedican a la organización de rutas e interpretación del medio ambiente; así como el Centro Ecuestre de Brazatortas y casas rurales, están participando en este proyecto.

Un portal web para este colectivo ya se puede visitar en la dirección www.aseturva.com, posibilitando incluso reservar online, “lo que era un déficit importante en toda la comarca a la hora de buscar el desarrollo del sector”. Con ello se enseña al mundo la oferta de patrimonio cultural y natural de la comarca, así como rutas por parte de los interesados en visitar este territorio. “Es un proyecto importante, no ya en cuanto a montante económico, que no lo ha sido, sino porque permite articular el sector turístico y cubrir un déficit que históricamente ha afectado a esta zona. No había mucha información disponible en la web y tampoco había herramientas que permitiesen a los turistas hacer esas reservas online, cuando actualmente el mercado se mueve en torno al 60% vía internet”, reconoce García-Minguillán.

La formación y el empleo es otro de estos capítulos de desarrollo. En cuanto a lo primero, el gerente se muestra satisfecho de que el programa de educación ambiental del Valle de Alcudia sea considerado el mejor proyecto regional de conservación del medio natural. No en vano, han pasado por él 1.700 alumnos, de primaria y secundaria, participando el 95% de los centros educativos del territorio.

“Esta impresionante recepción por parte de los centros educativos, viene a dar idea de las expectativas que tenemos en cuanto a educación ambiental en nuestro territorio. Hay que recordar que uno de los principales déficits para el desarrollo de una zona es que sus habitantes deben ser sensibles o deben ser conocedores de los valores que engloba su comarca. En este sentido creimos como una importante inversión, empezar por los colectivos escolares porque estos, a su vez, hacen de transmisores en las familias y porque es una forma de proyectar esta divulgación hacia otros sectores sociales”. Asociaciones y AMPAS también se han visto beneficiadas.

Otro capítulo que no se desdeña es el de la cooperación, con una inversión de 180.000 euros. Son dos los proyectos en los que se ha implicado el CEDER. Uno es de alcance internacional consistente en un red de alto valor medioambiental en la Península Ibérica y enclaves insulares. El objetivo pasa por “poner en común actuaciones que permitan la diferenciación de las producciones que se generan en estas comarcas y estamos poniendo en marcha proyectos que permitan una diferenciación clara de los valores medioambientales de nuestros territorios con respecto a terceros”, se apunta desde el CEDER. Junto al Valle de Alcudia se dan cita aquí territorios como las Islas Azores, Madeira, La Palma, reservas de la biosfera; también parques nacionales como Picos de Europa y parques naturales como las Tablas de Daimiel.

El otro proyecto se denomina PREIBER o Red de la Prehistoria Ibérica, donde se dan la mano las principales comarcas con un relevante valor en materia de arte rupestre. Cantabria, Aragón, Andalucía, Asturias, la Comunidad Valencia y la propia Castilla-La Mancha. “Este grupo de cooperación se ha centrado en la utilización de nuevas tecnologías con escenarios en tres dimensiones, que van a permitir a las personas que quieran venir a nuestro territorio, hacer visitas virtuales sobre el mismo y disponer información en detalle de cada uno de los enclaves de arte rupestre”. En la dirección www.preiber.com se encuentran más detalles. Asimismo, desde el Valle de Alcudia se trabaja con tres comarcas de Toledo -Castillos del Medio Tajo, Montes de Toledo y la Campana de Oropesa- en torno a la trashumancia y vías pecuarias.

Fundamental en el desarrollo de todas estas iniciativas ha sido el alto grado de consenso alcanzado dentro de la propia Asociación para el Desarrollo Sostenible del Valle de Alcudia y Sierra Madrona. “Es la primera experiencia donde se trabaja paritariamente entre representantes públicos y representantes privados. Creo que ese planteamiento es clave y que ha sido novedoso y lo sigue siendo, porque las propuestas de abajo a arriba exigen lógicamente de una participación muy activa de la sociedad civil”, afirma García-Minguillán, que se felicita por la presencia en dicho órgano de, además de representantes institucionales, integrantes de asociaciones juveniles, de mujeres, de la tercera edad, de sindicatos, de empresarios y cooperativas,… “en suma, todos los agentes que de alguna forma tienen que decir algo en el desarrollo socioeconómico de la comarca”.

A partir de ahora se abre hasta 2013 un nuevo periodo, tras el cual, advierten desde el CEDER,  “la política agraria comunitaria va a tener fuertes recortes y la afluencia de fondos a España se va a ver restringida”. Es por ello que desde el Valle de Alcudia y Sierra Madrona ya se está intentando un correcto posicionamiento hacia las políticas medioambientales y de desarrollo rural. “En ese sentido estamos trabajando ya en gestión de paisaje aquí en la comarca y en interrelacionar todos los aspectos de la trashumancia; también con el mantenimiento del territorio”.

Pendiente de cerrar es la cuantía concreta para el nuevo periodo. “Esperamos cuando menos mantener esos 8 millones de euros de inversión total y esperamos un incremento hasta 10 millones de euros”, citaba Claro García-Minguillán, quien adelanta la puesta en marcha de proyectos de interés regional que puedan repercutir en este territorio.

De esta manera, se trabajará estrechamente con la Consejería para la puesta en marcha del parque natural. De hecho, “buena parte de nuestros antecedentes sobre planes de ordenación de recursos naturales se van a facilitar a esta consejería y ahí esperamos que surja un importante proyecto de interés regional sobre la comarca del Valle de Alcudia, que permita dar atención a alguno de los estrangulamientos existentes, en torno a la figura del parque”. Asuntos en los que se quiere avanzar son los vertidos que llegan a la comarca del Valle de Alcudia, vía Riofrío; atención a procesos de erosión o desertificación; conservación de especies amenazadas y hábitats en los que se desarrollan o impactos de ganaderías intensivas en la comarca. Para Claro García-Minguillán, la intención es que “los agentes locales sean los principales beneficiarios de esta figura de protección”.

Sobre la declaración de parque natural de todos es sabido que no hay consenso y las voces a favor y en contra se siguen produciendo. Desde el CEDER se aboga por los beneficios de esta figura de protección que, por otro lado, vendría a enriquecer zonas ya salvaguardadas a través de ZEPA’s o LIC’s. “Hay valores medioambientales que sólo los conocen círculos muy específicos; sin embargo, la declaración de parque natural va a permitir proyectar estos valores medioambientales sobre un espectro mucho más amplio de la población”, se afirma desde Almodóvar del Campo.

García-Minguillán apunta también que las zonas que van a estar afectadas por el Plan de Ordenación de los Recusos Naturales del Valle de Alcudia y Sierra Madona “son zonas regresivas desde el punto de vista poblacional. Municipios como Solana del Pino, aldeas como San Benito, el propio municipio de Fuencaliente, San Lorenzo de Calatrava, El Hoyo, Mestanza, Cabezarrubias,… están muy envejecidos, con fuertes estrangulamientos en la base de sus pirámides poblacionales y se precisa un revulsivo de estas características a la hora de buscar alternativas futuras y que este elemento poblacional no desaparezca. Hay que recordar que las figuras de protección y el parque natural, por sí mismas no mantienen el medio; el mantenimiento del medio va estrechamente relacionado con los usos sostenibles que se han desarrollado en ese medio y para ello hace falta población en el medio. Por tanto, si el parque natural no trajese de la mano iniciativas socioeconómicas para la población que lo habita, no cubriríamos todas las expectativas, porque figuras de protección ya las tenemos, todas las especies que tienen un plan de conservación a nivel regional están presentes en Valle de Alcudia, pero eso no ha permitido una afluencia de recursos a la hora de que este patrimonio natural repercuta en las poblaciones locales, que es una de las cosas que esperamos sí lo pueda permitir la declaración de Parque Natural”.

También se busca hacer de toda esta comarca un parque cultural. Se trata de una figura legislativa que no existe en Castilla-La Mancha, al igual que tampoco existe una ley de comarcalización como puedan ser la aragonesa, o la vasca, o la catalana a la hora de definir administrativamente la comarca. Pero por su homogeneidad territorial, histórica, sociológica y ambiental, desde el CEDER se considera llegado el momento en que el Valle de Alcudia y Sierra Madrona se ocupe de la gestión del conjunto de patrimonio en un formato de parque cultural.

La idea pasa por “buscar sinergias sobre las distintas líneas patrimoniales que tiene el territorio y cuando hablo de patrimonio no solamente me refiero al arqueológico o al industrial, sino también al etnológico e intangible, así como el gastronómico, a la hora de generar un paquete turístico potente y siempre con ámbitos comarcales capaces de que estos elementos patrimoniales, que dispersos no tienen la capacidad de atracción, sí la tengan de forma conjunta”.

Otro reto para el nuevo periodo es que no se penalice al grupo de acción local, “porque va a haber un seguimiento en cuanto a niveles de ejecución y que, dependiendo de cóm resulte, puede que algunos grupos vean reducidas sus asignaciones iníciales y otros incrementadas”. Por eso, Claro García-Minguillán lanza un mensaje al conjunto del sector empresarial y social de la comarca para que contacten lo antes posible con el CEDER y se analice qué apoyos económicos pueden recabar sus nuevas iniciativas.

Antonio Pareja preside la Asociación para el Desarrollo del Valle de Alcudia y Sierra Madrona

Antonio Pareja es el presidente de la Asociación para el Desarrollo Sostenible del Valle de Alcudia y Sierra Madrona, el organismo que integra a los sectores políticos, empresariales y sociales de la comarca, competente a la hora de determinar los proyectos y líneas de actuación a ejecutar.

El también alcalde de Mestanza apunta que hasta en tanto no se defina la financiación del nuevo periodo no se pueden concretar aportaciones a nuevos proyectos, pero sí se guardan ya “expedientes o ideas de empresas que se quieran formar y que nosotros veamos que son viables”, aunque el compromiso tampoco puede ser firme.

Del periodo recién finalizado, la justificación del 95% de los 8 millones de euros supone, para el presidente de este colectivo, un resultado “bastante positivo” y se puede plasmar en la puesta en marcha de no pocas casas rurales, bastantes restaurantes, ayudas a las cooperativas, la puesta en marcha de la Denominación de Origen del Aceite del Valle de Alcudia, mayor dotación eléctrica del paraje, etcétera. Y los propios ayuntamientos han tenido también ocasión de efectuar inversiones con cargo al LEADER PLUS, tales como acondicionamientos de parques y plazas públicas, polideportivos, cartas arqueológicas o señalizaciones entre otras muchas cosas. Para concretar más detalles al respecto ofrecemos esta pequeña entrevista mantenida con Pareja en el Ayuntamiento de Mestanza.

Sin este Grupo de Acción Local, ¿muchas cosas se hubieran hecho o no?
No, sin el grupo de acción local, el 95% de las cosas realizadas no se hubieran podido hacer, porque lo que los ayuntamientos han recibido no hay otra forma de coger esa subvención que no sea por la vía del Grupo de Acción Local y en cuanto a los promotores a nivel particular, si no vienen esas ayudas no sé yo si en otras líneas las hubieran podido recabar.

En el tema del empleo, ¿estas ayudas han repercutido también?
Si, porque una de las condiciones que se pone es que cada vez que una persona coge un proyecto a nivel privado se prepara un expediente y la condición es que al menos ha de crearse un puesto de trabajo. Con lo cual, en unos ha habido uno, otros de cinco, otros de siete, otros de cuatro y en función de su proyecto se les ha concedido dinero. Además la condición establecía la permanencia del trabajador por al menos un tiempo mínimo, me parece que son cinco años, por lo que durante esos cinco años esas personas tienen que mantener sus puestos de trabajo.¿Hay infraestructura para el turismo rural?
Aquí en Mestanza mantenemos una casa rural, de 9 habitaciones dobles. En el conjunto del GAL el pueblo que más tiene es Fuencaliente; el resto, una casa rural en San Lorenzo, otra en Solana, otra en Hinojosas, otra en Cabezarrubias y Brazatortas tiene dos hoteles que, con Fuencaliente, son los únicos que tienen alojamiento en condiciones. Los demás pueblos, como digo, una casa rural de 4 o 5 habitaciones cada una. ¿La economía en esta zona sigue siendo la agricultura?
En Mestanza, Solana del Pino y San Lorenzo, al igual que en todos estos pueblos, ya no se siembra prácticamente nada. Me imagino que principalmente por dos razones, una porque los propietarios al cambiar de generación ya no están aquí, están en Madrid y luego, porque se han dado cuenta de que el Valle de Alcudia tampoco era un terreno muy productivo para cereales. Es más productivo para el ganado; la ganadería es lo único que hay aquí y el olivo, bueno, sin olvidar el sector cinegético, aunque la caza mayor está concentrada en manos de unos pocos. Por lo tanto y volviendo a lo anterior, se espera del turismo una mayor repercusión a nivel social en los pueblos
Ése es nuestro reto, que el turismo pueda venir por aquí, que seamos capaces de captar turismo y de crear también más alojamiento, aunque en estos pueblos pequeños es difícil, no invierte nadie. Las casas de por aquí cuestan bastante, porque los propietarios de estas viviendas viven casi todos en Madrid, piden un precio elevado y luego hay que tirar la casa, rehacerla, el proyecto… Esto impide que muchos inviertan. Otro de los asuntos de esta breve conversación tiene que ver con la red de caminos. Antonio Pareja explica que únicamente el Ayuntamiento de Mestanza puede certificar que sus caminos son públicos, porque hubo sentencia judicial favorable. “El resto -dice sobre los otros municipios- no son públicos, son históricos, pero no son públicos con lo cual no podemos actuar en ellos”. En todo caso, respecto a Mestanza, se está a la espera de que el Tribunal Supremo sentencie de manera firme al respecto, “con lo cual, mientras no tengamos esa resolución, no podemos actuar en los caminos públicos, porque no sabemos su anchura oficial; públicos son, andando no te pueden prohibir el paso”. La discrepancia es que el Consistorio fija su anchura entre 3 y 4 metros, pero propietarios de las fincas hablan de 60 a 70 cm.

La Mancomunidad, la otra cara del desarrollo sostenible del Valle de Alcudia y Sierra Madrona

Al rebufo de la creación y puesta en marcha del Grupo de Acción Local y la Asociación para el Desarrollo Sostenible, se ponía también en marcha la Mancomunidad de Municipios del Valle de Alcudia y Sierra Madrona que nacía formalmente, con la publicación de sus Estatutos, en enero de 1998. En su constitución participaron Almodóvar del Campo, Brazatortas, Cabezarrubias del Puerto, Fuencaliente, Hinojosas de Calatrava, Mestanza, San Lorenzo de Calatrava y Solana del Pino. En los Estatutos se refleja que la entidad, cuyos órganos de Gobierno y Administración se ubican en Almodóvar del Campo, cuenta con plena capacidad jurídica para adquirir, poseer, reivindicar, permutar, gravar o enajenar toda clase de bienes, celebrar contratos, establecer y explotar obras y servicios públicos, obligarse, interponer los recursos establecidos y ejercitar las acciones previstas en las leyes.

Los fines de la Mancomunidad pasan por la ejecución común de las obras y la prestación de los servicios que tengan como fin la consecución de objetivos como el desarrollo rural integrado; la gestión del patrimonio medioambiental y cultural; la gestión de servicios e infraestructuras; planes de formación; la tramitación y gestión de recursos externos o la promoción comarcal.

Los órganos de Gobierno de la Mancomunidad son el Pleno, un presidente, dos vicepresidentes, la Comisión de Gobierno y la Comisión Especial de Cuentas.

El Pleno, integrado por representantes de los municipios mancomunados -dos vocales-, es presidido por el presidente de la Mancomunidad, en este caso el alcalde de Almodóvar, Vicente de Gregorio García. La Comisión de Gobierno la componen el presidente, los vicepresidentes y otros miembros elegidos por el Pleno de la Mancomunidad, asistidos por el secretario de ésta. Respecto a la Comisión Especial de Cuentas, cabe destacar  que le corresponde el estudio e informe de todas las cuentas, presupuestos y extrapresupuesto que se deba aprobar en el Pleno. Este órgano tiene por atribuciones las establecidas en la Ley 7/1985 del 2 de abril y le corresponde igualmente la elección y destitución del presidente y vicepresidentes, la modificación de los Estatutos, fijar anualmente las aportaciones económicas de los municipios integrantes y la disolución de la Mancomunidad.

En cuanto al funcionamiento y régimen jurídico de la Mancomunidad, el Pleno celebra sesión ordinaria como mínimo una vez al trimestre y extraordinaria cuando se reúnan los requisitos. El Pleno se constituye válidamente con la asistencia de, al menos, un tercio del número legal de miembros del mismo, quórum que debe mantenerse a lo largo de toda la sesión. En todo caso, se requiere la asistencia del presidente y del secretario de la Mancomunidad o de quienes legalmente les sustituyan. Los acuerdos del Pleno se adoptan por regla general por mayoría simple de los miembros presentes; aunque se contemplan algunas excepciones que requieren de mayoría cualificada. Sí es necesario el voto favorable de la mayoría absoluta del número legal de miembros del Pleno, para la adopción de acuerdos sobre la aprobación del Presupuesto de la Mancomunidad; la propuesta de modificación o ampliación de los Estatutos; la aprobación de las Ordenanzas y tarifas de carácter general que afecten a los usuarios de los servicios; la aprobación de cuentas; concertar créditos; la asunción de nuevos servicios y la aprobación de cuotas extraordinarias.

Los Estatutos también reservan un capítulo a personal, centrándose especialmente en la persona que ha de desempeñar la función pública de Secretaría, en cuanto a dar fe pública y asesoramiento legal preceptivo, control y fiscalización, intervención de la gestión económico-financiera y presupuestaria y la contabilidad, tesorería y recaudación. Es la Comisión de Gobierno el órgano con competencia para nombrar secretario e interventor de entre quienes vengan ejerciendo en los ayuntamientos miembros de la Mancomunidad. El resto de personal, tanto funcionario como laboral, ha de ser seleccionado mediante los sistemas de oposición o concurso-oposición.

La Hacienda de la Mancomunidad estará constituida por ingresos de derecho privado; subvenciones y otros ingresos de derecho público; tasas por la prestación de servicios o la realización de actividades de su competencia; contribuciones especiales por la ejecución de obras o por el establecimiento, ampliación o mejora de servicios competencia de la Mancomunidad; los procedentes de operaciones de crédito; multas; las aportaciones de los municipios mancomunados y cualquier otro recurso que se establezca en favor de las mancomunidades por disposiciones legales.

Las aportaciones de los municipios mancomunados se producen cada ejercicio conforme a una cuota obligatoria inicial por habitante, para gastos generales de conservación, entretenimiento y administración, se utilicen o no los servicios; cuota extraordinaria y obligatoria para gastos de este carácter.

También se establece que la Mancomunidad aprobará anualmente un presupuesto, en el que se fijarán las cuotas a aportar por cada Ayuntamiento, conforme establece la legislación específica de entidades locales.



Fuente: Oretania.es



© 1999 - 2017 Consejo de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica


Web desarrollada por el Servicio de Patrimonio Histórico de la Región de Murcia
Volver al Inicio