Arte Rupestre

NOTICIAS DEL ARCO






Contacto
 


Inicio > Noticias



Baja California

Sandra Ricco

Conocida por muchos como tierra incógnita por su misteriosa geografía y paisaje, y por ser una extraordinaria región del país que hasta hace poco era considerada zona árida, remota y un sitio difícil de acceder, hoy es posible descubrir gracias a los guías que resguardan parte de nuestra cultura.

Remota... porque es y ha sido conocida por tener uno de los paisajes y ambientes más aislados de la tierra. Increíblemente esta región permitió en la basta cantidad de ambientes costeros y la sierra. Establecimiento del hombre mediante grupos de cazadores desde tiempos tan remotos como la edad del Pleistoceno y hasta la llegada de los misioneros jesuitas a finales de 1700.

Necesario es ser un explorador y saber acampar porque el camino es largo donde vestigios de la historia es posible admirar... esas siluetas de seres enormes y extraños que se proyectan en las paredes rocosas. Donde se presume eran hechiceros por los penachos que se observan en las pinturas; hechiceros que se dice todavía hoy son guardianes de nuestro lugar.

Cañadas a su paso dejan ver la personalidad de sus creadores porque las figuras representadas en tan magnífica obra conservada misteriosamente por la naturaleza muestran figuras enormes de trazos firmes y colores intensos como el paisaje.

Es en este entorno maravilloso de la naturaleza donde uno de los hallazgos arqueológicos más evidentes, auténticos de esta región es el arte rupestre que se extiende a lo largo de las cordilleras peninsulares.

Sublime resulta su tradicional elocuencia, donde el arte rupestre se integra al paisaje y lo inscribe simbólicamente otorgándole un significado único y mostrándonos con claridad el constante peregrinar de los pueblos que lo crearon y dieron vida al desierto bajacaliforniano.

Porque uno de los principales valores de la región, si no es que el más valioso, es la naturaleza que majestuosa a través de cualquiera que sea el trayecto se deja ver; un espacio del universo en el cual el arte rupestre representaba una importante función para la vida de aquellas comunidades nómadas, un medio por el cual comunicarse con el mundo a través de los siglos.

Es en la región central de la península de Baja California donde esta expresión alcanzó una dimensión monumental con el estilo llamado Gran Mural, ubicado en la Sierra de San Borja, Guadalupe y San Francisco.

El Gran Mural es una tradición pictórica, considerada por los expertos de las más grandiosas del mundo, ubicada curiosamente en medio de espacios rocosos localizados en los cañones de estas montañas majestuosas.

A decir por su ubicación y paisaje es de estilo naturalista dominado por figuras humanas y animales, expresadas principales en colores negro, blanco, rojo, amarillo y café. Extraordinario resulta disfrutar de estas pinturas a la vista donde se expone su grandeza por lo alto de su ubicación. Algunos incluso en cuevas.

Según otros expertos, este arte se basa en varios estilos ubicando hasta ahora a Campo Monte, Trinidad, San Borjita y Sierra de San Francisco donde se puede apreciar y visitar este estilo del mismo nombre, además de las cañadas a su paso.

Recintos rupestres que hay que conocer y reconocer mediante las expediciones que se realizan a través de la zona arqueológica que cuenta con un sistema que controla la afluencia del turismo para evitar el daño a los parajes naturales y reservas arqueológicas.

Una de las rutas más extraordinarias se ubica en el arroyo de San Pablo, en Santa Teresa, donde se localiza una de las pinturas más impresionantes llamada La Cueva Pintada o el conjunto de cuevas en el arroyo El Parral, donde se ubica la cueva de la serpiente y se sabe es única en su tipo.

El Gran Mural, un conjunto de pinturas rupestres que muestran a su paso la grandeza del arte humano ancestral.

Es partiendo de Mulegé donde se puede iniciar a una gran expedición para terminar en la cueva de San Borjita, descubierta en los años cincuenta, algo que por increíble que parezca, aún se conserva alejado de la destrucción del hombre, porque la Baja es un sitio extraordinario de la tierra que deja o no la incursión del hombre en su mar y en su desierto, abriendo o no el abanico de posibilidades, que van del clima a la situación geográfica y su gente, un sitio que elige a sus residentes tal vez por eso sigue siendo un paraíso incógnito misteriosamente conservado.




Fuente: Baja California Sur



© 1999 - 2017 Consejo de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica


Web desarrollada por el Servicio de Patrimonio Histórico de la Región de Murcia
Volver al Inicio