Arte Rupestre

NOTICIAS DEL ARCO






Contacto
 


Inicio > Noticias



Un nuevo sistema de datación permitirá confirmar la edad de las pinturas de Tito Bustillo

El afán por fijar el pasado no cesa. Un equipo de investigadores de la Universidad de Bristol (Reino Unido) quiere certificar cuál fue el momento, el año exacto, en el que comenzaron a impregnarse las cavernas con pigmentos y grabados. El reto es encontrar un nuevo método de datación del arte rupestre y para ello utilizarán series comparativas de uranio.

Se trata de un proyecto a nivel europeo que contará con la presencia de las pinturas rupestres más representativas del Norte Cantábrico y en el que, por la importancia, la riqueza y la calidad, han seleccionado al yacimiento asturiano de Tito Bustillo (Ribadesella). Por el momento, es la única cueva asturiana que será protagonista de esta nueva investigación. Aunque a priori no iba a ser la única. La de El Buxu, en Cangas de Onís, y la de la Herrería, en Llanes, también iban a formar parte del proyecto. Sin embargo, la falta de dureza en la calcita de los grabados y pinturas de estas cavernas (material que sirve para el objeto del proyecto, la datación), hizo que la investigación se tornara imposible. De esa forma, Tito Bustillo se convirtió de nuevo en la puerta asturiana del proyecto.


Y en eso están. Por el momento no hay conclusiones definitivas. Al menos eso señala Rodrigo de Balbín, colaborador de este proyecto, director de las excavaciones del yacimiento riosellano y catedrático de Prehistoria de la Universidad de Alcalá de Henares. Tal y como explica, el proyecto, financiado por el Gobierno británico y elaborado por un equipo del departamento de Arqueología y Antropología de la Universidad, «es básicamente, comprobar la datación de las pinturas de varias cuevas». Y para ello «están utilizando uranio». Hasta la fecha era el Carbono 14 el que determinaba con la mayor exactitud la datación de los pigmentos. Y aunque nada es decisivo «al menos sí nos acercamos con mayor seguridad posible de la datación concreta». El pasado mes de octubre el grupo de investigadores, bajo el mando de Alistair Pike, tomó muestras de la calcita existente sobre algunas de las pinturas y grabados de Tito Bustillo. Basándose en las fechas halladas con el Carbono 14 y comparándolas con el nuevo método de datación «coinciden, aunque es pronto para asegurarlo con rotundidad».

El proceso comienza con la llegada a la cueva de los investigadores. Tras recoger las muestras necesarias para comenzar su estudio «las datan, ya en los laboratorios de la Universidad, con un generador de partículas», explica De Balbín. Cuando las conclusiones sean exactas «nos reuniremos para contrastar las fechas que ellos han averiguado y las que nosotros manejamos», continúa. Después, «tras compilar la información haremos una publicación con todas las conclusiones».

Aunque para eso todavía es pronto porque, tal y como aclara el catedrático, «habrá que esperar al menos un par de meses». Será entonces «cuando estemos en condiciones de asegurar si coinciden o no plenamente las dos dataciones».

Por el momento, persevera, «no podemos adelantar nada», aunque los primeros resultados de fijar el panel principal de Tito Bustillo hace 11.500 años, o asegurar que la galería de antropomorfos nació hace 30.000 años, parece que son similares.

Con lo cual, aunque parezca una obviedad esta nueva investigación no lo es para nada. «El del Carbono 14, el existente hasta el momento, es un buen procedimiento, pero cuantos más haya mejor», señala el catedrático. De esta forma «el uranio empleado ahora no excluye en ningún momento al Carbono 14», dice. Al contrario, «son dos sistemas que se complementan» ya que «juntos pueden fijar una fecha contundente».



Fuente: El Comercio Digital



© 1999 - 2017 Consejo de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica


Web desarrollada por el Servicio de Patrimonio Histórico de la Región de Murcia
Volver al Inicio