Arte Rupestre

NOTICIAS DEL ARCO






Contacto
 


Inicio > Noticias



Muere el profesor Javier Fortea, padre del proyecto de El Sidrón

Considerado uno de los paleontólogo más prestigiosos del país, el profesor Javier Fortea, investigador querido en la Universidad de Oviedo y respetado dentro y fuera de nuestro país, fallecía en la tarde de ayer, tras padecer una larga enfermedad. Con 63 años cumplidos el pasado mes de julio, el padre del principal proyecto científico en busca de nuestro pasado, El Sidrón, ingresaba en el Hospital Central de Asturias, en la tarde del miércoles y 24 horas después su corazón se detenía para siempre. Nacido en 1946, en La Rioja (en Arnedo), era Francisco Javier Fortea Pérez un asturiano de pro que, como recordaba la consejera de Cultura, Mercedes Álvarez, «había logrado despejar una de las grandes incógnitas de la ciencia moderna, las razones de la desaparición de los neandertales».
Fortea había participado no sólo de este estudio, sino de prácticamente todos los importantes que integran el proyecto científico de Asturias. Por él ayer lloraban muchos de sus compañeros, hombres y mujeres en los que su labor investigadora, su vocación ante la vida y su carácter afable y sencillo han dejado una profunda huella. Antonio Rosas, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y uno de sus estrechos colaboradores desde el laboratorio del Museo nacional de Ciencias Naturales ,en el proyecto de la cueva de Borines, en Piloña, hablaba nada más conocer la triste noticia de «su extraordinaria generosidad». «En este mundo en el que tratamos con piezas valiosas se despiertan recelos», decía, «Pero con Fortea nunca existió eso, porque era no sólo un gran científico, sino un científico lleno de generosidad».
Rosas, que planeaba un viaje a Oxford, cambió ayer sus planes para trasladarse a Asturias y estar hoy cerca de la familia, que ya ha hecho público su interés por despedir en la más absoluta intimidad al profesor. La noticia de su muerte corría ayer como la pólvora por toda Asturias, pero también fuera.

No sólo llegaba a Madrid, «donde se le admira profundamente», sino a Barcelona. En su Universidad recibía Carles Lalueza, otro de los principales investigadores de El Sidrón, la comunicación que le dejaba "sin palabras». Como Rosas, Lalueza estaba unido a Fortea por los hallazgos neandertales de la cueva piloñesa, pero conocía su «prestigioso trabajo de paliotista» desde tiempo atrás. «Ha sido uno de los principales del país. Meticuloso, excelente en sus conclusiones y sólido en los detalles», le describía el profesor catalán, añadiendo que no sólo se ha muerto «uno de los más prestigiosos investigadores, sino una persona de gran integridad, que, además, era de una modestia ejemplar»
Formado en Salamanca
Formado en la Universidad de Salamanca, el paleontólgo, catedrático de Historia del Área de Prehistoria de la Universidad de Oviedo, desde 1981, era una de las «personas más queridas» en las aulas de Humanidades. Lo aseguraba, dolido por su muerte, el rector de la institución asturiana, Vicente Gotor . «Todos sabíamos de su enfermedad. No nos era ajeno que el final podía estar cerca, pero cuando ha llegado...», decía apenado. «Su muerte es una mala noticia para la Universidad, pero en realidad su pérdida es también trascendente a escala nacional e internacional». Recordaba, además, el rector que el proyecto de El Sidrón había dado un nuevo sentido a su carrera, pero «su fama venía de atrás», porque su labor científica era rica mucho antes del importante hallazgo de Borines.El profesor Fortea iniciaba su actividad investigadora con excavaciones en recintos y fortificaciones de época ibérica e ibero-romana en la Bética y con estudios de Arte Esquemático. Su tesis doctoral se centró en la caracterización y sistematización del Epipaleolítico en el área mediterránea de la península ibérica. Estudió también la neolitización y el Arte Levantino y excavó en alguno de sus más importantes yacimientos del Paleolítico superior, proponiendo líneas de reflexión y estudio que han sido proseguidas.

Trabajó sobre el periodo del Paleolítico medio y el superior del área cantábrica, con especial intensidad en la asturiana. Principal investigador de El Sidrón, junto a su inseparable colaborador Marco de la Rasilla, que ayer se dolía también de la noticia, que no por esperada, resultaba más llevadera, Fortea formó parte del equipo investigador de los parámetros microambientales de las cuevas asturianas de La Peña de San Román de Candamo y de Tito Bustillo, que le otorgaron sus primeros grandes reconocimientos. Casi hasta sus últimos días, estuvo a pie de cueva. En sus trabajos de campo dejó sello científico en las cuevas de Les Mallaetes y La Cocina (de Valencia), La Viña, Llonín y por supuesto El Sidrón (todas de Asturias), así como estudios de arte rupestre en La Viña, La Lluera I y II, Santo Adriano, Los Torneiros, Llonín, Covaciella y El Bosque.
En 1991 participaba con aplausos de fondo en una mesa redonda internacional sobre la conservación del arte rupestre paleolítico. Llegó a publicar más de 150 trabajos estrictamente dedicados a problemas culturales prehistóricos. Dirigió tesis doctorales en las universidades de Oviedo, Salamanca, Valencia, Málaga y Santiago de Compostela y fue representante por España en la 8ª Commission: Upper Paleolithic, y en la 9ª Comisión: Rock Art, integradas ambas en la International Union of Prehistoric and Protohistoric Siences (UISPP. UNESCO).
Asesor internacional
También experto asesor del Internacional Council of Monuments and Sites (ICOMOS. UNESCO) para los problemas de conservación de Lascaux, fue miembro del consejo asesor de varias revistas. Miembro correspondiente del Deutches Archäologisches Institut, de la Real Academia de Córdoba, y miembro, por elección, del Instituto Italiano de Prehistoria e Protostoria, de la Société Préhistorique Française y de la Associaçao dos Arqueólogos Portugueses. Formó también parte de la Junta Nacional de Arte Rupestre del Ministerio de Cultura. A instancias del Ministerio de Cultura de Francia, formó parte del equipo que peritó las cuevas de Chauvet y Cussac.

Miembro del Comité International de Consultants Scientifiques (Ministerio de Cultura de Francia). Hasta 1996 formó parte de la Junta Asesora de Exploraciones y Excavaciones Arqueológicas y de la Comisión de Patrimonio del Principado de Asturias.




Fuente: Elcomerciodigital.com



© 1999 - 2017 Consejo de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica


Web desarrollada por el Servicio de Patrimonio Histórico de la Región de Murcia
Volver al Inicio