Arte Rupestre

NOTICIAS DEL ARCO






Contacto
 


Inicio > Noticias



El Gobierno cántabro espera que mañana se acuerde reabrir Altamira al público

El Gobierno de Cantabria confía en que el Patronato de Altamira acuerde mañana la reapertura "controlada" de la cueva, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1985 y cerrada al público desde hace ocho años para estudiar el estado de conservación de sus pinturas prehistóricas.
"Yo creo que todos estamos a favor de esa apertura controlada, de esa apertura en la que la monitorización y la tecnología al alcance de todos preserven ese Patrimonio de la Humanidad", ha asegurado hoy el consejero de Cultura, Javier López Marcano, a 24 horas de que se constituya el nuevo Patronato de Altamira.
El consejero cántabro de Cultura ha confiado en que todos los integrantes de este órgano, que se reúne mañana en Santillana del Mar, acuerden de forma "unánime" la reapertura al público de la cueva, ya que ha afirmado que "preservación y disfrute y salvaguarda y apertura" son conceptos conciliables en relación a la cavidad.
Y, por ello, ha opinado que la reunión de mañana no debe limitarse a constituir el nuevo Patronato, sino que debe adoptar "acuerdos importantes" y, en especial, "una decisión relevante".
Porque, según López Marcano, la interpretación que hace el Gobierno de Cantabria del informe del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) sobre el estado de la cueva es que hay "garantía" de que la cueva se puede reabrir sin que sus pinturas prehistóricas sufran "merma".
Altamira, que está considerada como la gran obra maestra del arte rupestre junto a la cueva francesa de Lascaux, permanece cerrada al público desde 2002, cuando se detectaron en sus paredes unos microorganismos que estaban deteriorando las pinturas.
Ocho años después del cierre, en un informe encargado por el Ministerio de Cultura, el CSIC responsabilizó a las visitas del deterioro de las pinturas y señaló que mantener cerrada la cueva es la mejor garantía para conservarlas, aunque también admitió la posibilidad de que pueda reabrirse con un control "exhaustivo".
El informe, que publicó en enero, dice literalmente que las visitas a la cueva "inducen procesos de microcorrosión que la afectan directamente, disolviendo los soportes de las pinturas".
Los científicos del CSIC indican, no obstante, que si se "cambia de estrategia" y se decide la reapertura "la monitorización debe ser exhaustiva para detectar de forma temprana la probable expansión de microorganismos hacia zonas internas de las cuevas".
En los años sesenta, la cueva llegó a registrar 175.000 visitantes al año y, tras un primer cierre, Altamira se reabrió al público en 1982, pero con un régimen de visitas restringido, entre diez y cuarenta diarias, según la época del año.
La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, presidirá el Patronato, un cargo en el que se irán alternando, cada año, el titular de este departamento del Gobierno y el presidente de Cantabria, en este caso Miguel Ángel Revilla.
La Vicepresidencia la ocupará el presidente del Santander, Emilio Botín -descendiente del descubridor de Altamira y mecenas del Museo- y habrá ocho vocales natos, en representación de otras tantos organismos.
Se trata de la Subsecretaría del Ministerio de Cultura (Mercedes Elvira de Palacio), la Consejería de Cultura de Cantabria (Javier López Marcano), la Dirección General de Bellas Artes (María Ángeles Albert de León), la Alcaldía de Santillana del Mar (Isidoro Rábago), la Dirección General de Cultura del Gobierno regional (Justo Barreda), la Subdirección General de Museos Estatales (Santiago Palomera), la Dirección de las Cuevas Prehistóricas de Cantabria (Marcos García) y el Museo Nacional Altamira (José Antonio Lasheras).
La composición del Patronato se completa con nueve miembros electos, de los que cuatro son designados por el Ministerio de Cultura, tres por el Gobierno de Cantabria y dos por el Ayuntamiento de Santander.
Así, el Ministerio ha elegido al director del Museo de Arqueología Nacional, Rubí Sanz; al responsable de Ciencias del Patrimonio del CSIC, Felipe Criado; al asesor de arte rupestre del ICOMOS, Julián Martínez, y al director de la Fundación Santander 2016, Rafael Doctor, como gestor cultural.
El prehistoriador francés y experto en arte rupestre Jean Clottes; el jefe de Arqueología de la Consejería de Cultura, Roberto Ontañón, y el rector de la Universidad de Cantabria, Federico Gutiérrez-Solana, son los tres vocales electos designados por el Gobierno regional.
El Ayuntamiento de Santillana ha nombrado al presidente de la Fundación Santillana y del Grupo Prisa de Comunicación, Ignacio Polanco, y al rector de la UIMP, Salvador Ordóñez. EFE-Cantabria



Fuente: Diario Montañés



© 1999 - 2017 Consejo de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica


Web desarrollada por el Servicio de Patrimonio Histórico de la Región de Murcia
Volver al Inicio