Arte Rupestre

NOTICIAS DEL ARCO






Contacto
 


Inicio > Noticias



El yacimiento de Siega Verde en Salamanca, declarado Patrimonio de la Humanidad

Atesora más de 600 grabados del Paleolítico Superior y constituye, junto con el yacimiento portugués de Foz Côa al que se ha unido en la declaración, la muestra más importante de las primeras manifestaciones al aire libre de la creación artística humana en Europa Occidental. La Convención de Patrimonio Mundial de UNESCO ha decidido esta tarde declarar Patrimonio de la Humanidad la Estación de Arte rupestre de Siega Verde como ampliación de los Yacimientos de arte rupestre prehistórico del Valle de Côa, enclave portugués que ya cuenta con este reconocimiento desde 1998. La UNESCO ha reconocido el Valor Universal Excepcional de este bien en el marco de su XXXIV reunión anual que se celebra desde el pasado 25 de julio y hasta el próximo día 3 en la capital de Brasil. Además de Siega Verde, Castilla y León atesora otros siete bienes culturales inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial: el yacimiento de Las Médulas ubicado en León y el Sitio Arqueológico de Atapuerca en Burgos en la categoría de Zona Arqueológica, además de la Catedral de Burgos, la Ciudad Antigua de Segovia y su Acueducto romano, la Ciudad Antigua de Ávila y sus iglesias de extramuros, la Ciudad Antigua de Salamanca y el Camino de Santiago. El sitio arqueológico de Siega Verde, declarado Bien de Interés Cultural en 1998, se localiza en el extremo occidental de la provincia de Salamanca, en los términos municipales de Castillejo de Martín Viejo, Villar de Argañán y Villar de la Yegua. Los grabados se localizan en el margen izquierdo del río Águeda, afluente por la margen izquierda del Duero. Descubierto a finales de los años ochenta, este conjunto de representaciones rupestres ha llegado íntegro hasta nuestros días gracias a su tardío conocimiento y difícil visibilidad.

El yacimiento forma parte, por su continuidad geográfica y científico-tipológica, de un conjunto arqueológico que se extiende al otro lado de la frontera hispano-portuguesa y cuyo enclave más excelente es el yacimiento de Foz Côa. En su conjunto, con características similares y con muchas diferencias, Siega Verde y Foz Côa son en la actualidad los dos sitios decorados con arte paleolítico al aire libre más importantes en Europa Occidental. Las manifestaciones artísticas de Siega Verde, fechadas entre los años 22.000 y 11.000 a.C., constituyen una muestra excepcional de los primeros ejemplos de creación simbólica y el inicio del desarrollo cultural de la Humanidad, complementando los valores reconocidos en el conjunto del Côa. Ambos enclaves permiten conocer de forma excepcional aspectos sobre las relaciones sociales, económicas y espirituales de nuestros primeros ancestros.

Valor Universal Excepcional Entre los criterios que justifican que Siega Verde posee Valor Universal Excepcional destacan que se trata de una obra de arte del genio creador humano, que es testimonio de una etapa de la historia del hombre, que es ejemplo de ocupación del territorio y que supone una obra artística de importancia universal excepcional. Siega Verde completa la variedad iconográfica de la fauna paleolítica en el occidente de la Península. Las representaciones salmantinas se inscriben en el marco cronológico y cultural del Valle del Côa. La secuencia de Siega Verde completa las fases intermedias del yacimiento portugués, pero representadas, y posibilita definir una secuencia conjunta completa. Los dos yacimientos confirman la presencia y movimiento de los primeros grupos cazadores por estos territorios durante los últimos fríos glaciares. La principal función de los grabados fue la de marcar este territorio mostrándose en lugares visibles y de paso, bien como referente de otros grupos, para asegurar el paso de rebaños y manadas o para propiciar su captura.

En el yacimiento de Siega Verde se han catalogado 91 paneles con 646 representaciones de animales y signos esquemáticos. Se han identificado 443 representaciones de fauna, donde predominan los cérvidos, bóvidos y caballos, además de otras especies hoy extinguidas y propias de climas glaciares, como renos, bisontes o rinocerontes lanudos. También hay 165 figuras esquemáticas, 3 antropomorfos y 35 indeterminadas. Para llevar a cabo estos grabados se emplearon dos técnicas: el piqueteado, que delimita a base de puntos el contorno de la figura; y la incisión a través de una fina línea grabada, sistema predominante en las figuras de menor tamaño.

Protección La gestión del bien se articula a través de grupos y entidades locales. Asimismo, la Junta de Castilla y León lleva varios años desarrollando programas y proyectos de colaboración junto con las entidades portuguesas. En octubre de 2009, la Consejería de Cultura y Turismo firmó un protocolo de colaboración con el Instituto de Gestión del Patrimonio Arquitectónico y Arqueológico de Portugal (IGESPAR), competente para la conservación y gestión conjunto del Valle del Côa. En esta misma línea, responsables de IGESPAR y de la Consejería de Cultura y Turismo mantuvieron un encuentro el pasado mes de junio donde acordaron la creación de un órgano de coordinación estable y permanente de los dos yacimientos que establezca criterios comunes de gestión cultural y promueva acciones conjuntas destinadas a su conservación, gestión y difusión. Por otro lado, la Junta de Castilla y León ha efectuado diversas labores de protección y conservación, como el vallado del área de los grabados, la adecuación de caminos de acceso y señalización, la instalación de cámaras de video-vigilancia y la incorporación de guarda de seguridad para la vigilancia física del yacimiento.

Declaraciones de la consejera de Cultura y Turismo, María José Salgueiro

La consejera de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, María José Salgueiro, ha asegurado que el yacimiento de arte rupestre de Siega Verde en Salamanca, representa un ejemplo bien visible de la repercusión económica que supone la conservación y promoción del patrimonio de la Comunidad Autónoma. Salgueiro ha explicado que se ha conseguido poner en valor este espacio, que no era muy conocido, lo que generará una repercusión económica clara en la zona. También indicó que los expertos calculan que el patrimonio tiene una repercusión en número de puestos de trabajo superior a sectores como el de la automoción, debido a la cantidad de empleos indirectos que genera. La consejera también destacó que la Junta de Castilla y León lleva trabajando mucho tiempo intensamente para alcanzar este reconocimiento. Recordó que aunque la Comunidad cuenta con un magnífico patrimonio, son necesarias políticas adecuadas para la gestión del mismo y para su puesta en valor, por lo que detrás de catalogaciones como la de Siega Verde, hay una gestión adecuada y un trabajo importante. Desde el año 2007, la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León trabaja estrechamente con la Unesco con el objetivo de apostar por el patrimonio de la región. En el caso del yacimiento de Siega Verde han trabajado también muy de la mano con las autoridades portuguesas, ya que se contempla como ampliación de los yacimientos portugueses de arte rupestre prehistórico del Valle de Côa, que ya cuenta con este reconocimiento desde 1998. María José Salgueiro ha señalado también que la Junta de Castilla y León seguirá trabajando e impulsando el turismo en la zona.



Fuente: Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León



© 1999 - 2017 Consejo de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica


Web desarrollada por el Servicio de Patrimonio Histórico de la Región de Murcia
Volver al Inicio