Arte Rupestre

NOTICIAS DEL ARCO






Contacto
 


Inicio > Noticias



De los rupestres al amigurumi en Plasencia

Amigurumi es una técnica oriental de manualidades que consiste en hacer graciosas mascotas de ganchillo. Los pequeños japoneses la practican en el colegio y así pueden confeccionarse muñequitos a la carta, exclusivos y personalizados. La placentina Miriam Álvarez está enganchada a ella y va a enseñársela a quienes quieran aprenderla, en el Taller Creativo 'Enrularte', que acaba de poner en marcha junto a Helena Castaño, licenciada en Bellas Artes.
Ha sido el gusto por todo lo que huela a Arte lo que ha unido a estas dos jóvenes empresarias, que han ideado un proyecto original, con el que pretenden sacar todo el jugo artístico de aquellas personas que deseen aprender y expresarse desde el punto de vista de la creatividad.
«'Enrularte' -explican- es un espacio abierto a niños a partir de cuatro años y a adultos que quieran, desde aprender a pintar o dibujar hasta consultar libros de nuestra biblioteca de arte o, simplemente, tomarse un café y entrar en tertulia con otros usuarios. No hace falta tener inquietudes artísticas porque nosotros ayudaremos a descubrirlas».
El centro acaba de abrir sus puertas en la plazuela Francisco de Malpartida (traseras del centro de salud 'Luis de Toro') en la capital del Jerte. A la entrada, da la bienvenida una sala-biblioteca con acceso a Internet y una máquina de café lista para crear ambiente; más adelante se suceden la estancia destinada a los artistas más pequeños, el taller de grabado y el espacio para adultos.
Escenarios en los que se van a enseñar habilidades artísticas y también, historia del arte, de una manera combinada y lo más creativa posible. «Por ejemplo, en la clase de Prehistoria -cuenta Helena Castaño- nos manchamos las manos, como se hacía con la pintura rupestre, y hacemos cosas como una cueva con papel arrugado, para que los niños fijen mejor los conceptos de cada etapa artística».
'Enrularte' es un auténtico rulo en el que puedes ir a aprender pero, también, a enseñar. «Queremos que quienes tengan alguna habilidad vengan para mostrarla a los alumnos, para que todos podamos aprender de todos», apunta Miriam.
Una interactuación constante que alcanza, incluso, a los fondos de la biblioteca artística. «Admitimos donaciones, de libros, revistas, catálogos... que la gente puede tener en casa sin darle uso». Pues eso, se lleva a este nuevo espacio y se pone a disposición de quienes quieran enrularse en el nuevo servicio.



Fuente: Hoy.es



© 1999 - 2017 Consejo de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica


Web desarrollada por el Servicio de Patrimonio Histórico de la Región de Murcia
Volver al Inicio