Arte Rupestre

NOTICIAS DEL ARCO






Contacto
 


Inicio > Noticias



Cultura culpa a los Ayuntamientos de los retrasos en el Paraíso Rupestre

No es ya ninguna novedad aquello de que todas las instituciones, entidad, foros o demás trampolines que no son de primera necesidad están, básicamente, paralizados por la situación económica que sacude al país desde hace ya algún tiempo. Nadie es capaz, sin embargo, de asumir el retraso de las obras proyectadas, presupuestadas e incluso con plazos de finalización fijados. Pero la situación existe y las demoras son constantes. En la Consejería de Cultura, por ejemplo, hay una lista de cosas a medio hacer desde hace ya tiempo. Es el caso del Paraíso Rupestre. Esa marca de calidad que cuenta con importantes inyecciones económicas para publicitar el Oriente de Asturias y la riqueza de la comarca de hace 40.000 años. Esa marca de calidad a medio hacer desde hace mucho tiempo que, ahora, parece ser que no depende del Gobierno regional, administración que impulsó esta plataforma turística para crear un foco de atracción de visitantes en el Oriente.
«Ya hay cuatro equipamientos abiertos y hay otros dos que dependen del Gobierno del Principado de Asturias», subrayó ayer la consejera de Cultura, Mercedes Álvarez. Uno de ellos «es Tito Bustillo y lo inauguraremos dentro de un mes más o menos», el otro, apuntó, «es la Casa de los Neandertales, el Sidrón, en el que estamos trabajando y para el que ya ha habido un concurso de ideas y pronto estaremos trabajando en el proyecto», recordó. Ambos centros de interpretación, es cierto que los más importantes de la marca Paraíso Rupestre, «van en tiempo y forma», según los cálculos de la consejera. Aún así, no por ser menos importantes, el resto pueden quedar en el olvido. Sin embargo, «siempre lo he dicho», espetó la responsable de Cultura, «los otros centros no dependen de la Administración regional, sino que también dependen de la municipal». Es decir, los Ayuntamientos, con el cinturón apretado hasta ahogar la cintura de las arcas, tendrá que sacudirse los bolsillos si quieren tener sus centros de interpretación como les habían prometido. «Entiendo que estas iniciativas dependenderán de la situación económica de cada uno», con lo que se activarán «en un momento determinado unos casos y en otro, otros casos», concretó Álvarez. Al final, dijo, «dependemos de la iniciativa municipal en el resto de centros que faltan por abrir» o por construir.
El plazo de finalización de la red de museos, que expiró hace ya algún tiempo, es casi utópico. Tanto es así que con los proyectos culturales pasa como con la autovía del Cantábrico en el tramo Unquera-Llanes, la falta de esperanza en verlo terminado algún día ha llevado a decir cada vez a más personas que lo importante es que empiece, no cuándo acabe. En el caso del Paraíso Rupestre «debido a las situaciones económicas los plazos que había, lógicamente, se tendrán que ir retrasando para ir adecuándose a la medida en la que se pueda dar aire en las economías municipales», dijo la consejera. Al final, lo dicho, no importa tanto cuándo se acabe, sino que se empiece. Habrá que preguntar a los Ayuntamientos si, además de asumir el futuro mantenimiento de los centros, quiere reservar alguna partida de su ajustado presupuesto para levantar en su municipio un aula interpretativa.
Algunos, sin embargo, tuvieron más suerte y se hicieron hueco en el Paraíso Rupestre en plena bonanza económica. Fue el caso del centro de interpretación El Pindal (Ribadedeva), el centro del Karst (Amieva), el centro de la Fauna Glaciar (Onís) y el centro del Parque Natural de Ponga. Junto al Aula de Peña Tú y la de la Loja (que ya existían antes del nacimiento de la marca), son las únicas que existen desde que en 2003 se ideara esta nueva manera de revitalizar los 13 concejos de la parte más oriental de asturias.
Las decisiones sobre el futuro de estos centros de interpretación eran objeto de la Fundación de Turismo del Oriente de Asturias. Un ente del que forman parte instituciones privadas y públicas y que sirve como plataforma de unión para el turismo de la comarca. Desde hace un año no se reúne ni ha habido actividad, al menos que se haya hecho pública, de esta entidad. No obstante, la falta de reuniones no implica la inactividad. Al menos no para la consejera de Cultura quien aseguró ayer que la Fundación «sigue sus pautas, tiene sus plazos y la misma dinámica que ha tenido siempre». De hecho, «nos reuniremos en breve tanto la Ejecutiva como el Patronato para valorar las cuentas, fijar acciones y hablar de futuro».
Precisamente el seno de la Fundación podría ser la sede del proyecto presentado hace unos días por Incatur. Esa iniciativa que pasa por unir a las asociaciones empresariales de la comarca con el único fin de promocionar el Oriente. La consejera evitó hacer valoraciones sobre este proyecto «porque las asociaciones tienen el criterio suficiente y sus objetivos claros». Mercedes Álvarez aseguró que respeta «pero no entro a valorar» la idea de la asociación de empresarios de los Picos de Europa.



Fuente: elcomerciodigital.com



© 1999 - 2017 Consejo de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica


Web desarrollada por el Servicio de Patrimonio Histórico de la Región de Murcia
Volver al Inicio