Arte Rupestre

NOTICIAS DEL ARCO






Contacto
 


Inicio > Noticias



El `Arquer´ ya es de Castellón

Con su arma guerrera de terracota en la mano, expectante para poder iniciar el largo viaje a su casa en la Cova dels Cavalls de Tírig, está el Arquer de la Valltorta. Espera, ya preparado, en el que hasta ahora ha sido su refugio, el Museo Comarcal de Cervera, en Lleida, desde donde, en apenas una semana, el próximo lunes 28 volverá a ejercer de líder de su tribu, que hace casi 80 años le perdió porque unos vándalos lo arrancaron a golpe de pico de la pared en la que había morado desde la época del Neolítico.

Será solo en siete días cuando el guerrero policromado dejará la que ha sido su morada desde 1943, cuando cayó en las manos del historiador Agustí Durán i Senpere, que la donó al centro leridano para su conservación.

El visado para el regreso a casa del Arquer lo firmaron ayer, en un protocolario acto en Cervera, el secretario de Cultura de la Generalitat, Carlos Precioso; y el alcalde de la ciudad, Joan Valldaura. Como testigos, la directora general de Patrimonio Cultural, Paz Olmos; el director general de Patrimonio de la Generalitat catalana, Joan Pluma; y el alcalde de Tírig, Juan José Carreres, junto con la directora del Museo, Carme Bergés. Olmos y Bergés, que han llevado las negociaciones mano a mano, tendieron en la jornada de ayer un puente de colaboración entre ambas instituciones. El documento, un comodato de cesión por un periodo de cinco años prorrogable, une Cervera y la Valltorta para proyectos futuros.


Historia // Precioso incidió en que "es un momento histórico para el patrimonio valenciano, pues el Arquer regresa a su lugar de origen tras un largo viaje para convertirse en el embajador de una zona privilegiada por el arte rupestre levantino, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, que le tendrá en un lugar referencial". Bergés, por su parte, explicó que "es una buena y mala noticia: por una parte, el Arquer deja de protegernos, a su manera, pero vuelve a su sitio, con los suyos". "En Cervera estaba descontextualizado por completo; es una pieza muy importante y de un alto valor para nuestra colección, pero su sitio es la Valltorta", señaló.

La directora general de Patrimonio explicó que "el Museo de la Valltorta tendrá los derechos de uso y conservación", aunque el alcalde cerverino recalcó que "el Arquer debe estar donde pueda contar su historia". El primer edil de Tírig, exultante, dijo que "el Arquer es el símbolo de Tírig y, tras años de reivindicaciones populares y políticas, es hora de que regresea al lugar donde nació".

Olmos explicó que los expedientes para el retorno se iniciaron formalmente, tras una negativa inicial a devolverlo en los años 80 ante la imposibilidad de salvaguardarlo con garantías, en 1997. Fueron el Ayuntamiento y la Generalitat quienes gestionaron una cesión que se ha logrado después de 13 años. "Todo se precipitó en el 2008, cuando se celebró el décimo aniversario de la declaración de Patrimonio de la Humanidad, y se elevó a Cataluña la querencia de recuperar y exponer el Arquer", insistió Olmos. Y fue el pasado abril cuando Cervera aprobó en su plenario iniciar la burocracia, que ayer se cerró ya formalmente.

Ahora solo queda el viaje de regreso. Blindado, en una valija especial, el guerrero llegará al Museo de Tírig en una semana, donde será el protagonista de una muestra que ya se está redireccionando para acogerle en una de las salas principales. El director de la Valltorta, Guillermo Morote, será quien le reciba. La leridana quien le acompañe. Y todo el pueblo, el que lo celebre.



Fuente: El Periodico Mediterráneo



© 1999 - 2017 Consejo de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica


Web desarrollada por el Servicio de Patrimonio Histórico de la Región de Murcia
Volver al Inicio