Arte Rupestre

NOTICIAS DEL ARCO






Contacto
 


Inicio > Noticias



Asturias: Paraíso Rupestre

Cinco cuevas asturianas declaradas Patrimonio de la Humanidad 

         
El reconocimiento internacional del arte paleolítico de nuestra región es el fruto de un trabajo bien hecho. Desde hace casi 20 años se venía peleando desde el Gobierno del Principado para que el arte rupestre de Asturias fuese valorado como se merece. La semana pasada, la Unesco declaraba cinco de nuestras cuevas como Patrimonio de la Humanidad. Un nuevo hito para la cultura asturiana.

Un testimonio excepcional

Según el dictamen de la Unesco, “el bien figurará en la Lista del Patrimonio Mundial como arte rupestre paleolítico del norte de España; una obra maestra del genio creador del hombre y la primera de sus expresiones artísticas consumadas, un testimonio excepcional de una cultura ancestral y una ilustración extraordinaria de una etapa importante en la historia de la humanidad”. De esta manera, las cuevas de Tito Bustillo, Candamo, Llonín, Covaciella y el Pindal se sitúan al nivel de Altamira en Cantabria.

El director general de Cultura del Principado, Adolfo Rodríguez Asensio, mostraba su gran satisfacción por esta noticia: “El arte rupestre sólo estaba representado por Altamira y con el dictamen de la Unesco otras cuevas, de las cuales cinco son asturianas, alcanzan el mismo rango”. Para Asensio, estos vestigios asturianos del arte paleolítico “forman en conjunto un grupo difícilmente igualable desde el punto de vista artístico”.

Desde la década de los 90 los gobiernos de Asturias, el País Vasco y Cantabria se habían unido para tratar de impulsar el arte rupestre de la zona. El resultado de esta ardua labor en la redacción de un proyecto común ha sido la declaración de 14 cuevas del norte de España como Patrimonio Mundial.

Un acicate para el turismo

Este reconocimiento internacional supone también un gran impulso para los concejos afectados por la declaración. Los representantes políticos no disimulaban su optimismo ante una noticia que debe ser un acicate para el sector cultural de la zona. En este sentido, el presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, consideraba que “no sólo es una satisfacción para los asturianos desde el punto de vista cultural, sino que además debe producir unos buenos resultados económicos. Cultura, naturaleza, turismo y desarrollo económico son ya identidades que forman parte de una misma proyección de nuestra tierra”.

En la misma línea se manifestaban los representantes empresariales que consideran que la declaración “traerá muchos más turistas, ya que supone situar los recursos turísticos de nuestra región en el mapa mundial”. Asturias refuerza así su condición de representante de la España verde “en la que la cultura, la gastronomía y el paisaje ofrecen una alternativa al habitual turismo de sol y playa”.

Pero no todo fueron reacciones positivas. Hay quien considera que el exceso de visitantes puede ser dañino para la conservación de estos magníficos vestigios de la cultura prehistórica. María Rosa Suárez-Inclán, presidenta del ICOMOS en España (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios Histórico-Artísticos), considera que “estas declaraciones no significan absolutamente nada, estamos peor que en los años 70, época de destrucción masiva del patrimonio; son distinciones que sólo sirven para encumbrar alcaldes y representantes autonómicos”.

Será labor de los conservadores y técnicos de las cuevas asturianas hacer compatible la mayor proyección turística y la conservación de las pinturas rupestres. La declaración de la Unesco es una nueva muestra del profundo legado cultural con el que cuenta el Principado de Asturias.
 



Fuente: AsturiasOpinión.com



© 1999 - 2017 Consejo de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica


Web desarrollada por el Servicio de Patrimonio Histórico de la Región de Murcia
Volver al Inicio